c          calen
       CALENDARIO DE VACUNAS

 
   Cuando recibáis el cachorro del centro de adopción, criador o tienda, se os entregará una cartilla en la que os indicarán que vacunas han puesto al "pequeño", y seguidamente deberéis ir a un veterinario para que haga un plan de vacunación con las que queden por poner, y otro plan de tratamiento hasta que sea joven y posteriormente adulto.
   Estas son las tres edades de los perros. En el plan, se ordenarán vacunas, desparasitación, alimentación y primeros consejos de limpieza e higiene. El veterinario os dirá cuándo podéis sacar a pasear al perrito. 
   
             

 


alp

       AL PRINCIPIO

     Hay que recalcar que cuando llega el cachorro, ya que en el mayor número de ocasiones será así, deberéis de pensar que acaba de dejar a su madre y hermanos. 
     Va a extrañar su vida anterior y no conoce el nuevo entorno que le rodea.
   Dormirá casi todo el día y sólo se despertará para comer y beber, espabilándose poco a poco con el paso del tiempo y según vaya adquiriendo confianza.
    Por la noche intentaremos prepararle una cuna o cesto donde se sienta arropado por toallas o trapos, para que no pase frío y recuerde a su madre.
     Lógicamente llorará, porque nota la diferencia. Hay que portarse duramente y dejarle llorar, ya que al segundo día ya se habrá acostumbrado. Sobre todo, pensad también que habéis elegido tener al animal, y que todo esto ya lo sabíais, y por tanto, asumiréis su cuidado y seréis constantes. Nunca os deis por vencidos y penséis en desprenderos de  vuestro nuevo amigo. 




                     
co

         COMO COMPORTARSE

 
   .-  CENSO MUNICIPAL. 

    Nosotros podemos valernos por nuestros propios medios, sabemos expresarnos, y primordialmente hablamos. Si nos perdemos podemos informar de nuestro paradero, o solicitar ayuda. El perro no. 
Nunca pensaremos en perderlo, y sobre todo si ponemos los medios oportunos y necesarios para que no pase esto. ¿Y si ocurriera? Los más fácil es que lo vea alguna persona y lo comunique a las autoridades competentes, en este caso a los Servicios Municipales. Si ellos lo recogen y no encuentran ninguna identificación que pueda llevar el perro encima, será muy difícil si no reclamamos bien y en todas partes, el que nos localicen. Sin embargo, sabiendo las características del perro y quién es su dueño, nos encontrarán enseguida. Para esto sirve el Censo Municipal, para que cuando compremos o adoptemos el animal, lo inscribamos y demos la mayor información posible. Las chapas identificativas son perdidas involuntariamente o arrancadas a propósito. 

  .-  SU EDUCACIÓN. 

   Es necesario que nuestro perro esté bien educado, para una mejor convivencia con nosotros y con toda la sociedad. Debemos pensar que vivimos con personas a las que no les pueden gustar los animales, y otras que aunque les gusten, no comprendan ciertos actos que realizan nuestros animales y nosotros consentimos normalmente. 

.-  NORMAS DE CONVIVENCIA. 

- Enseñemos a nuestro perro a ser sociable con las personas, sin pretender que se marche con el primero que le llame. 
- Intentemos que tenga un carácter muy abierto y sea poco asustadizo.
- Que no muerda, y sobre todo a los niños.
- Que no sea peleón con otros perros.
- Que aunque el ladrido sea la expresión oral de un perro, y sin ánimo de privarle de ello, intentaremos que lo haga en espacios abiertos, y sin gran insistencia. Pensemos que en casa, sobre todo en comunidades de propietarios puede ser muy molesto para los vecinos. No olvidemos que a la vez, tienen instinto protector y defensor de su propiedad, que en este caso es la tuya, es decir, tu hogar. Siempre que denote algo extraño, avisará con ladridos. En esta ocasión no le reprimáis. 

.- LAS DEPOSICIONES. CUIDADO CON LOS 
   PARQUES. 

¿Cuántas veces hemos pisado una "caca" de perro en la calle? Seguro que más de una y sobre todo según en qué zonas viváis. Aunque se limpia es molesto y antihigiénico. 
  Hemos de tener cuidado y enseñar a nuestro animal ha deponer sus heces y orinar en los espacios que destina el Ayuntamiento para ello. Algunas están muy distantes de nuestros hogares o recorridos de paseo habitual. Tenemos la costumbre también de llevar a los perros a los parques, donde también debemos extremar los cuidados y controlar al perro cuando hace caca. 
   Pensemos que por los parques pasean muchas personas, y sobre todo pensemos en los niños, que sin conocimiento, y descuido, no perciben la existencia de estos restos y pueden llegar a una situación no deseada para nadie. No sólo por un perro enfermo se producen infecciones, ya que la existencia de excrementos atrae a los insectos y bichos de todo tipo. 
    Deberemos ir asistidos de papel o plástico para recoger las heces que deponga nuestro perro y después tirarla en las papeleras o contenedores. Existen métodos y artilugios más modernos que podemos encontrar en tiendas o comercios para la recogida de manera higiénica. 
   Debemos de conservar el medio lo mejor que podamos, pensando que convivimos con otras personas y podemos originar, por nuestros despistes e irresponsabilidad, un malestar en la sociedad. De los actos de nuestros perros, somos responsables nosotros.

                                                                                                      volver